Close
Marta Aparicio Sainz de Varanda

Portavoz de Servicios Públicos y Personal

     
Conoce mi declaración de bienes
Biografía

Soy Marta Aparicio, como mis padres siempre me recuerdan, nací en medio de una gran tormenta de verano de 1980 de una noche del agosto zaragozano. Mi padre siempre me decía de pequeña que debido a eso, estuvieron a punto de replantearse mi nombre y llamarme Bárbara.

Hija mayor de una familia de cuatro hermanos, todavía me divierte reprocharles que fui yo la abanderada que les dejé el sendero libre en la eterna y constante lucha entre padres e hijos.

Junto con mi compañero de vida Efraím Domingo intento disfrutar de esos pequeños momentos que te da la vida. La serenidad que obtengo paseando a mis dos “pequeñas” perras o jugando en el parque con mi sobrina los sábados por la mañana hay pocas cosas mas que me la pueda dar. Me gusta disfrutar de la naturaleza, la lectura de un buen libro o con un concierto.

Mis estudios escolares los cursé en Carmelitas y Corazonistas. Mi infancia, no fue muy diferente a la del resto de chicos y chicas de mi edad. Creo que nuestra generación hemos sido de los más afortunados; somos la única que hemos crecido a caballo entre la era analógica y la revolución digital. Fuimos la última que tuvimos que hacer girar una ruleta para poder llamar por teléfono y la primera que disfrutó con la experiencia de luchar junto a un pequeño fontanero contra unas malvadas tortugas para rescatar a una cursi princesa. Pertenezco a esa generación, la llamada “X”. Aquella nacida en democracia y con ese espíritu de lucha y superación que nuestros padres nos han intentado inculcar.

Siempre, desde muy joven, he percibido que la participación política debe nacer desde la reivindicación y la acción social, por ello, ya en 1997, fundo, junto a otras/os compañeras/os, Estudiantes Solidarios Aragoneses, organización de índole progresista y vinculada a las grandes organizaciones estudiantiles que surgieron durante finales de los años 90 y la primera década de los años 2000 en nuestra Comunidad Autónoma. Poco después, entro a formar parte de las Juventudes Socialistas, donde he podido vivir grandes momentos que han marcado tanto mi vida personal como política.

En el año 2001 soy elegida Secretaria General de las JSA. Por suerte o por desgracia, mi llegada al cargo vino poco después de que la mayoría absoluta del Partido Popular comenzara a hacerse efectiva. Fueron años de huelgas, de manifestaciones y de protesta y repulsa a una serie de decisiones que afectaban directamente a nuestra manera de entender la vida. Participamos en la lucha contra el Trasvase del Ebro (la mayor manifestación que se ha dado en Zaragoza en la Historia de la Democracia), la LOU, la LOCE o contra la Guerra de Irak consiguiendo concentraciones y manifestaciones estudiantiles impensables hasta el momento. También recuerdo con gran cariño de esos años la victoria socialista en el año 2004. Su campaña electoral y esas emociones vividas me acompañarán toda la vida. Todavía se me escapa una sonrisa nostálgica cuando recuerdo el encierro en el rectorado de la Universidad de Zaragoza o el encadenamiento en las ventanas del Banco de España en repulsa a la Guerra de Irak.

En el año 2009 dejo mi cargo y la organización entre lágrimas y despedidas, aquella que me regaló grandes compañeras/os y amigas/os a lo largo de toda la geografía española.

Esta militancia política siempre fue acompañada de mi vida laboral. Durante estos años, ejerzo como monitora de tiempo libre y animadora sociocultural, planificando y gestionando recursos siempre en el ámbito de la juventud.

En el año 2007, el Gobierno presidido por Marcelino Iglesias decide contar conmigo para hacerme cargo del Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ) como Directora Gerente. Estos años me hicieron darme cuenta y ver lo que es realmente entrar a formar parte de un gobierno, de lo que es trabajar para la ciudadanía y la dedicación que todo esto supone. Desde el IAJ siempre entendimos que nuestra verdadera finalidad es tratar de inculcar una participación social activa a los jóvenes, así como proporcionarles medios para que pudiesen enriquecerse en formación, cultura y profesionalmente.

En 2011 abandono mi cargo y decido retomar mis estudios. Tras estos años de militancia y participación en la administración pública, decido volcar mis sueños de cambiar la realidad en mi profesión. Me licencio en Derecho en 2012 y realizo el curso de Formación para la profesión de abogado del ReICAZ. Entro a trabajar como abogada autónoma colaboradora en un bufete de Zaragoza y consigo poco después abrirme un pequeño despacho para ejercer mi profesión, actividad que compagino actualmente con mi cargo público. No abandoné mi actividad militante, sino que decidí integrarla dentro de mi actividad profesional ejerciendo como voluntaria en la asesoría jurídica de organizaciones como AMASOL (Asociación de Mujeres Solas) y colaborando en el nacimiento de la Asociación Libre de Abogados de Zaragoza (ALAZ).

En 2014, recibo una llamada inesperada, Carlos Pérez Anadón me propone participar en el proyecto de ciudad que tiene para Zaragoza. Proyecto hecho pensando en todas y todos los habitantes de nuestro municipio, un proyecto de izquierdas real y cercano con la ciudadanía, algo que yo siempre he visto como fundamental en la gestión pública municipal. Tras meditarlo con mi compañero y mi familia, decido formar parte de éste proyecto con la misma ilusión y fuerza que cuando fundé mi primera asociación allá por 1997.