Close

Sobreseimiento y archivo de la denuncia de Ecociudad

17 Sep, 2016

El sobreseimiento y archivo de la denuncia de Ecociudad que realizó Santisteve debería conllevar explicaciones del alcalde y evaluación de responsabilidades de Cubero y Artigas. Los socialistas invitan al alcalde a convocar de inmediato un Consejo de Administración de la sociedad municipal para que los consejeros conozcan de manera directa las razones por las que se actuó al margen de este órgano decisorio.

Es la primera vez en la historia del Ayuntamiento que un alcalde acude de tapadillo al fiscal para tramitar un denuncia falsa y se congratulan de que por segunda vez en un mes la Justicia ratifique la honorabilidad de los funcionarios y de la Administración municipal.

El sobreseimiento libre y el archivo de la denuncia que entregó el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, a la Fiscalía en el mes de mayo, advirtiendo de la falsificación de un acta para justificar el cambio de unas obras en Ecociudad, debería bastar para que el alcalde convoque un Consejo de Administración de la sociedad municipal en el que explique a los consejeros por qué actuó al margen de este órgano decisorio. Los socialistas invitan a Santisteve a organizar este encuentro de manera inmediata y a evaluar las responsabilidades que en este asunto han podido tener el Consejero de Servicios Públicos, Alberto Cubero, y la delegada de Infraestructuras, Teresa Artigas.

Los socialistas recuerdan que es la primera vez en la historia del Ayuntamiento de Zaragoza que un alcalde se implica de manera directa y personal en una denuncia falsa ante la Fiscalía y al margen de los cauces previstos en la Administración Local. No obstante, y por segunda vez en un mes, el auto de la titular del Juzgado de Instrucción Número 4 restituye la imagen de los funcionarios y del funcionamiento de la Administración, cuya honorabilidad se puso en entredicho con la actuación del alcalde.

El auto del Juzgado considera que no hay ninguna acción que sea constitutiva de infracción penal, a tenor de las diligencias practicadas, de la documentación aportada por las partes, de las declaraciones de los imputados (en las que el propio denunciante rectificó y se desdijo de las mismas) e incluso de los correos adjuntados. Todas estas pruebas demuestran, según el auto, que “la reunión se celebró, tratándose los asuntos consignados en el acta” –que justifican el cambio de trabajos por razones técnicas – … por lo que “no concurren los elementos del tipo objetivo de delito de falsedad documental ni tampoco intención o dolo falsario en la conducta de ninguno de los investigados”.

De esta manera se diluye cualquier duda sobre el funcionamiento de la sociedad municipal y de los funcionarios que la gestionan después de cuatro meses en los que la acción de Pedro Santisteve ha estado alimentando día a día las dudas y las sospechas sobre una entidad que sólo trata de gestionar un servicio público básico para la ciudad con las máximas garantías.

La denuncia falsa pretendía echar tinta de calamar a un proceso que se alimenta en paralelo y que pasa por la municipalización de la depuradora de La Almozara, soslayando los ocho informes técnicos realizados por funcionarios municipales que no consideran sostenible esa opción, ya que no se justifican ahorros económicos, como defiende Cubero en sus declaraciones públicas, ni mayor eficacia, ni seguridad en el empleo para los trabajadores.

La falta de coincidencia del trabajo de los técnicos municipales con sus aspiraciones es lo que ha llevado a Cubero a externalizar un contrato para obtener informes que reflejen sus criterios y avalen la municipalización.

Este dogmatismo ideológico que le permite saltar los controles de la administración y la seguridad jurídica de sus actos es el mismo que ha frenado la licitación de un concurso para el mantenimiento de la depuradora de La Almozara, que el PSOE le reclama en un consejo de Administración extraordinario de Ecociudad, ya que los pliegos están redactados e informados por la Intervención General.

Los socialistas no pueden compartir el menoscabo que de manera deliberada se produce día a día en la imagen del consistorio. Consideran urgente que ZeC vuelva a la normalidad democrática y que trabaje sí o sí por el bienestar de los ciudadanos y no por los compromisos particulares del alcalde o de los concejales.

En favor de la seguridad jurídica del Ayuntamiento, el PSOE espera que se produzcan las explicaciones de Santisteve en el marco del Consejo de Administración de Ecociudad, sin perjuicio de otras iniciativas, si no se satisfacen las razonables dudas que envuelven la actuación del primer edil.